image

PLATO SALUDABLE

El Departamento de Agricultura de EE.UU (USDA, por sus siglas en inglés) creó "Mi plato", una guía nutricional fácil de seguir que ayuda a los padres a alimentar a sus hijos con comidas nutritivas y equilibradas.


Este colorido plato está dividido en 4 partes, una para las verduras, otra para las frutas, otra para los cereales y otra para los alimentos con alto contenido de proteínas.

  • • Llene la mitad del plato de su hijo con verduras y frutas.
  • • Haga que, por lo menos, la mitad de los cereales que le sirva sean integrales, como avena o arroz integrales.
  • • Sirva leche descremada o semidescremada (al 1%) y agua en vez de bebidas azucaradas.
  • • Cuando compre alimentos envasados o platos precocinados, elija los que tengan bajo contenido de sodio.
  • • No sirva porciones demasiado grandes.

"Mi plato" facilita de verdad la planificación de las comidas. Con solo mirar el ícono, se sabe de inmediato que las verduras y las frutas deben ocupar medio plato (siendo la parte de las verduras un poco más grande que la de las frutas) y que los cereales y las proteínas deben ocupar la otra mitad (siendo un poco mayor la parte de los cereales).

Puesto que "Mi plato" es un plato combinado, ningún grupo de alimentos domina sobre los demás. Esto se debe a que se recomienda ingerir una variedad de alimentos y se disuade de tomar porciones "exageradas", que favorecen el en aumento de peso y la obesidad.

A pesar de que haya cambiado el icono de la guía nutricional, el mensaje del USDA sobre una buena alimentación sigue siendo el mismo. Los niños siguen necesitando ingerir mucha fruta y verdura, junto con cereales integrales y carnes magras u otras fuentes de proteínas, así como productos lácteos semidescremados.

Los aceites aportan nutrientes importantes y se recomiendan en cantidades reducidas aunque no se incluyan en el icono de "Mi plato". Elija aceites en vez de grasas sólidas, pero limite la cantidad que ingiera su hijo cada día.

El ejercicio se ha dejado de incluir en el icono pero sigue siendo un componente importante de un estilo de vida saludable. Empezando a partir de los 2 años de edad, los niños necesitan por lo menos 60 minutos de actividad física moderada cada día.

Utilice el plato a modo de guía cuando planifique las comidas de su hijo. Y, si el desayuno o el almuerzo no incluyen verdura ni fruta, sírvaselas a modo de tentempié entre comidas (¡sí, los tentempiés de tamaño controlado siguen siendo una buena idea!).

La meta consiste en pensar en el plato como si se tratara de lo que su hijo come en un día completo: por lo tanto, a lo largo de todo el día, intente hacer que la mitad de lo que come su hijo sea verdura y fruta y la otra mitad cereales y alimentos proteicos. No pasa nada si su hijo se toma un capricho de vez en cuando, pero limite los alimentos de elevado contenido calórico y bajo contenido en nutrientes en su dieta diaria.

Si cree que puede resultar difícil que su hijo siga las recomendaciones de este plato, practique lo que predica. "Mi plato" no es solo para los niños, sino también para los adultos. Los niños que ven que sus padres comen mejor tienden a hacerlo también ellos mismos.